Las dos estrategias legales para que Trump gane las elecciones y castiguen a los responsables del gran Fraude

Por Steven W. Mosher

El abogado Rudy Giuliani está trabajando para asegurar que Trump cumpla un segundo mandato y la abogada Sidney Powell para asegurar que los responsables del fraude electoral vayan a la cárcel. Y ambos son esenciales.

El presidente Donald Trump explico a Fox News que Rudy Giuliani y Sidney Powell,  «estan trabajando bajo dos hipótesis diferentes».

 ¿De qué dos hipótesis legales estaba hablando?

El equipo legal de Trump, dijo Giuliani, se centra en los «delitos electorales» por parte de funcionarios estatales en lugares como Pennsylvania, Michigan, Georgia y otros, donde permitieron que ocurriera fraude físico demostrable en grandes ciudades como Filadelfia, Detroit, Milwaukee.

Están presentando demandas civiles que argumentan que los votantes de Trump fueron privados de sus derechos constitucionales en estos estados. Como señaló la abogada de Trump, Jenna Ellis, en una aparición en Newsmax TV el pasado lunes, la estrategia de la campaña es llegar a la Corte Suprema lo más rápido posible. «Tenemos una ventana muy estrecha aquí antes del 14 de diciembre», señaló Ellis, «que es cuando el Colegio Electoral vota, para asegurarnos de que podamos llevar a cabo la estrategia (antes de ese plazo)».

Ayer por la tarde, Giuliani pidió a la Corte de Apelaciones del Tercer Circuito que emitiera una orden de emergencia para impedir que Pensilvania certificara su resultado electoral. Una decisión del Tercer Circuito permitiría una apelación a la Corte Suprema, lo que proporcionaría la oportunidad que el equipo de Trump está buscando para llevar el caso electoral ante la Corte Suprema. El objetivo es convencer a los jueces de que retiren suficientes boletas fraudulentas para confirmar que, cuando se cuentan solo boletas legales, Trump resulta reelegido con amplitud para un segundo mandato.

Sidney Powell ha comenzado a exponer su caso de que los sistemas de votación computarizados se han utilizado para cometer fraude masivo de votantes en estas elecciones. Hoy ella presentará una demanda en Georgia alegando que las máquinas de votación electrónica se utilizaron para perpetrar fraude electoral generalizado, y también alegando «intrusión extranjera» en la elección de EE.UU. Esta es la demanda «bíblica» de la que ha estado hablando.

Pero Powell ha dejado claro que su caso contra Dominion Voting Systems se extiende más allá de los estados clave, abarca todo el país e incluso va más allá de las fronteras de EEUU. Dominion Voting Systems se utiliza en 28 estados y su software en varios otros. Y la conspiración criminal para revertir las elecciones de 2020, sugiere, involucró a actores transnacionales y dinero de lugares como Venezuela, Cuba y posiblemente China. Debido a las dimensiones del caso que Powell está presentando, obviamente tomará tiempo reunir todas las pruebas.

Jenna Ellis entiende que Powell ha descubierto algunos problemas reales con Dominion Voting Systems y el software, pero que el equipo de Trump simplemente no tiene tiempo para ayudarla a desarrollar su caso. Por esa razón, se ha enfocado en cuestiones constitucionales más específicas.

Como pueden ver, Rudy Giuliani y Sidney Powell no están trabajando con propósitos opuestos, sino con un propósito común. Pero están en dos sendas diferentes.

El alcalde Giuliani tiene la intención de demostrar que, si se desechan los votos fraudulentos emitidos en algunas ciudades importantes, Trump gana fácilmente la reelección. El lado positivo de este enfoque, usando demandas civiles, es que Trump obtiene cuatro años más.

El inconveniente de este enfoque, sin embargo, es que ninguno de los que trataron de adjudicarle tramposamente las elecciones a Biden iría a la cárcel. Y los deja libres para tratar de robar las próximas elecciones dentro de unos años.

Sidney Powell está decidida a asegurar que esto último no suceda. Ella entiende que aquellos que intentaron este atraco electoral -y probablemente han llevado a cabo bastantes otros exitosos en el pasado- nunca más se les debe permitir estar cerca de una máquina de votación por computadora o de las urnas con boletas.

A medida que Powell descubra infracciones penales en los próximos días y semanas, los fiscales estatales o federales también tendrán que dar un paso adelante. No me sorprendería que, a principios del año próximo, se designe a un fiscal especial para que investigue el caso que está construyendo a fin de presentar cargos penales contra los responsables. Habrá muchos de estos casos.

Así que mientras Giuliani trabaja para asegurar un segundo mandato de Trump, Powell trabaja para asegurar que aquellos que trataron de engañarlo para salir de eso vayan a la cárcel.

El presidente Trump obviamente apoya ambos. Justo ayer por la mañana retwitteó esto del abogado Lin Wood:

«He trabajado estrechamente con Sidney Powell y otros en las últimas semanas.

La demanda que Sidney presentará mañana en Giorgia dice la VERDAD.

Los enemigos de América negarán sus acusaciones. NO les crean.

Créannos a Sidney y a mí. Nos encanta América y la libertad. A nuestros enemigos no.»

Y como todos sabemos, los retweets de Trump son un respaldo veraz.

De modo que tengamos fe, compatriotas, y sigamos en la lucha. Por fin tenemos un líder que no nos dejará desamparados, ni tampoco a la Constitución.

Steven W. Mosher es Presidente de Population Research Institute y autor de Bully of Asia: Why China’s Dream is the New Threat to World Order.

Deja un comentario